lunes, 11 de marzo de 2013

TOXICIDAD DE LOS SILUROS DEL EMBALSE DE IZNÁJAR


Como cualquier gran depredador, el siluro acumula (principalmente en sus tejidos grasos), restos de contaminantes que absorve directamente del agua o bien de las presas que consume.

Es normal escuchar comentarios sobre el carácter "carcinógeno" en referencia al consumo de estos animales.

A raiz de estudios realizados en otros embalses donde tradicionalmente se pesca este especimen, se observan entre otros, y de forma generalizada, presencias significativas de:



- Compuestos Organoclorados

- Metales Pesados, entre los que encontramos el Mercurio en niveles alarmantes 




Los Compuestos Organoclorados se disuelven fácilmente en los tejidos grasos y en su mayoría presentan un marcado carácter carcinógeno.



Estos contaminantes llegan a nuestras aguas a través del uso incontrolado de pesticidas (triclorometano CHCl3, tetracloruro de carbono CCl4, DDT o sucralosa), muchos de ellos ya en desuso pero con un periodo de desintegración muy alto, y vertidos de subproductos de la industria (Dioxinas, Hidrocarburos aromáticos polinucleares, etc.)

Otros se forman por reacciones secundarias con el propio cloro utilizado para la potabilización del agua.


Cabe pues desaconsejar el consumo de estos depredadores y promover este tipo de información entre los que habitualmente, y quitándole importancia, lo promueven.
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas