sábado, 23 de marzo de 2013

UNA PLAGA “IRRITANTE”…. LA PROCESIONARIA DEL PINO



En estos días es común observar formaciones, cuando menos singulares de Procesionaria del Pino (Thaumetopoea pityocampa). La orugas (fase larvaria) presentan pelos urticantes a lo largo del cuerpo, que se pueden desprender con facilidad y ser transportados por el viento sin rumbo,  produciendo en las personas y animales afecciones cutáneas en forma de urticaria y dermatitis.






Como se observó anteriormente, los problemas que provoca la procesionaria van desde los originados al pino (defoliación, debilitación, acceso de insectos perforadores y en casos extremos la muerte), hasta los generados a personas (desde la simple erupción cutánea hasta el shock anafiláctico) y los producidos a los animales (el perro si huele a las orugas, los pelillos de ésta les quedan pegados a la nariz y al notarlos y relamerse, llegan a su lengua provocando una reacción alérgica).

Su tratamiento es imprescindible en los pinares con valor recreativo y residencial, en los que la estancia de las personas se hace imposible en ciertas épocas del año

Para combatir a esta plaga es fundamental conocer su ciclo biológico:
Dependiendo de la climatología, a mediados o finales de verano la mariposa de la procesionaria realiza la puesta en las acículas de los pinos. Al cabo de un mes nacen las orugas que se agrupan en los característicos bolsones y cada noche comienzan su marcha a modo de “procesión” en busca de comida. Cuando han terminado de alimentarse o cuando el frío de la noche es considerable las procesionarias vuelven al bolsón. A finales de invierno bajan del pino para enterrarse en el suelo con el fin de transformarse en mariposas. A mediados o finales de verano la mariposa emerge y tras la cópula se produce una nueva puesta.
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas