viernes, 12 de abril de 2013

APLICACIÓN DE YOGURT EN LA VAGINA CONTRA CANDIDIASIS

Intentando buscar una explicación más detallada y técnica sobre este famoso remedio casero contra la candidiasis, encuentro para mi sorpresa que se fundamenta en una base sólida y bien planteada cuya explicación sigue a continuación:


Candida Albicans es una levadura (hongo muy pequeño y sólo visible al microscopio), con capacidad de reducir los azúcares de los alimentos con desprendimiento asociado de dióxido de carbono, que se encuentra de forma natural en el aparato digestivo y reproductor humano, en el que comparte espacio con bacterias probióticas (bifidobacterium), como el lactobacillus acidophilus, encargadas entre otras funciones de control del crecimiento a gran escala (sobrecrecimiento) de este tipo de levadura.


Cuando tomamos antibióticos (aunque existen otros muchos factores de riesgo asociados a la Candidiasis como diabetes, embarazo, medicación con antihistamínicos, uso de anticonceptivos, etc.); se produce un ataque generalizado sobre todas las bacterias presentes en el organismo, reduciendo colateralmente en número las bacterias “buenas” encargadas de controlar el crecimiento de levaduras, con lo que su número se dispara produciendo a nivel digestivo problemas gastrointestinales y a nivel del aparato reproductor las molestias bien conocidas que prácticamente el 100% de las mujeres sufren al menos una vez en la vida (candidiasis):

      Exceso de flujo vaginal maloliente, con secreciones más blanquecinas y espesas
      Ardor, picazón y prurito en los labios y la vagina
      Inflamación de la vulva y enrojecimiento.
      Micción y relaciones sexuales dolorosas, etc.

El yogur natural, rico en bacterias probióticas puede ayudar a restablecer el equilibrio y a controlar el  sobrecrecimiento de levaduras, aplicándolo preferentemente diluido mediante dosificación vaginal.
Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales



A este remedio casero pueden sumarse una serie de recomendaciones:



No tomar duchas vaginales (ya que se pueden eliminar una fracción de las bacterias que nos protegen)
No usar ropa apretada, favoreciendo la transpiración mediante el uso de prendas de algodón.
Minimizar el contacto con jabones corporales, perfumes, desodorantes, así como con detergentes y suavizantes en la ropa interior.
Consumir ajo (fungicida) con frecuencia, así como yogur no azucarado rico en lactobacillus acidophilus (bio)
Reducir el consumo de azúcar (alimento principal de las levaduras), así como cualquier otra sustancia que pueda transformarse en ésta una vez ingerida (alimentos con gluten, alcohol, etc.)
Evitar el consumo de cafeína y nicotina.
Evitar alimentos ricos en levaduras: cerveza, sidra, vinos, caldo concentrado, patés, complementos alimenticios, complejos nutricionales, setas, productos de panadería-bollería (masas fermentadas), quesos tipo brie, cabrales, roquefort, camembert y gorgonzola, vinagre y aliños o salsas para ensalada, etc.
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas