martes, 2 de abril de 2013

DESAPARECE LA CLAVE 37 DEL REGISTRO SANITARIO ¿QUÉ PRODUCTOS DE LIMPIEZA PUEDO UTILIZAR EN MI EMPRESA?

Dentro del plan de limpieza y desinfección de nuestro centro de trabajo, tendremos que describir protocolos de limpieza en cuanto a metodología y frecuencia para los distintos equipos, útiles e instalaciones directamente relacionados con la manipulación de alimentos. Del mismo modo reflejaremos la relación de productos de limpieza utilizados debiendo anexar al plan o al sistema de documentación las fichas técnicas y de seguridad de todos y cada uno de ellos.





Aunque son muchos los que han oído hablar de la clave 37 del RGSEAA, a la que deben estar sujetos los productos de limpieza a utilizar, con la entrada en vigor el Real Decreto 191/2011 sobre el registro general sanitario de empresas alimentarías y alimentos (RGSAA) y de acuerdo con el artículo 2.1b que define las actividades sujetas a autorización, “se excluye cualquier actividad relacionada con el sector de detergentes, desinfectantes y otros productos para uso en la industria alimentaría”, por lo que dicho requisito deja de ser de obligado cumplimiento, pudiendo elegir aquellos que consideremos idóneos.

Como norma general en nuestro centro de trabajo necesitaremos:
  • -     Detergente
  • -     Desinfectante
  • -     Gel de manos

Dependiendo de la actividad realizada también podremos contar con:
  • Desinfectante específico (para superficies de contacto y elevado riesgo en cárnicas, ahumadoras, etc.)
  • Desengrasante (restauración y otras industrias que manipulen grasas animales o aceites vegetales en su proceso productivo)
  • Lavavajillas y Abrillantador Automáticas (Restauración principalmente)
  • Lavavajillas manual (Restauración principalmente)

Es frecuente que este sea un apartado al que se presta especial atención en las auditorías de seguridad alimentaria que realizan de forma periódica a nuestra empresa (sólo para empresas que tengan implantado un sistema APPCC), ya que resulta una práctica habitual observar diseminados por toda la empresa y durante las fases de manipulación, útiles y productos de limpieza.

Dentro del plan de limpieza-desinfección y como parte de la guía de buenas prácticas debemos hacer hincapié en los siguientes enunciados:

    La empresa deberá disponer de una relación concreta de los productos de limpieza de uso común para las instalaciones directamente relacionadas con la manipulación de alimentos.
-   Dichos productos permanecerán almacenados en muebles o dependencias habilitadas para tal fin y separados físicamente de materias primas y estancias de almacenamiento de alimentos, envases y embalajes, etc.
-  Todos los envases de productos de limpieza deben estar correctamente identificados, reetiquetando caso de ser necesario los envases de menor capacidad que hayan sido rellenados.
-    La metodología de limpieza debe incluir las dosis y tiempos de contacto (especialmente para desinfectantes)
-    El turno de limpieza no se hará coincidir con el de manipulación, respetando la premisa “Cuando se está manipulando alimento, no se limpia; Cuando se está limpiando no se manipula alimento”.
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas