martes, 7 de mayo de 2013

ATROPELLADO POR LA “DUKAN”


Aunque siempre intento recabar toda la información posible cuando escribo sobre temas relacionados con alimentación, contaminantes y beneficios/perjuicios para la salud asociados al consumo de determinados productos habituales en nuestra dieta, esta vez, y desafortunadamente, no ha sido necesario ya que yo mismo decidí probar “en mis carnes” las supuestas “bondades” de la dieta Dukan.

Por si alguien no tiene ganas de seguir leyendo hasta llegar a la conclusión final y personal, (acertada o equivocada), basada en mi propia experiencia, me apresuro a recomendar:


“ESTA DIETA RESULTA POTENCIALMENTE PELIGROSA PARA LA SALUD Y NO RECOMENDARÍA QUE NADIE LA SIGUIESE, NI AQUELLOS QUE TIENEN UNOS KILITOS DE MAS (SOBREPESO), NI ESPECIALMENTE AQUELLAS PERSONAS QUE TENGAN UN PROBREMA DE OBESIDAD”


Empecemos a comentar que su efectividad a corto plazo resulta sencillamente innegable; he perdido ¡¡¡ 6.5 Kg !!! en 7 días (fase de ataque). Para comprobarlo me pesé dos viernes consecutivos a la misma hora, en la misma báscula y con la misma ropa. Su rápida efectividad, como no, resulta engañosamente gratificante para quien se propone perder peso sufriendo las restricciones de una dieta, y los desordenes alimenticios que especialmente este tipo de régimen conlleva.

La dieta plantea en su primera fase el consumo masivo de proteínas (procedentes de carnes magras como el pollo o la ternera así como determinados tipos de pescado y huevos, todo a la plancha y sin aceite) como base de la alimentación diaria, sin límites de cantidad ni restricciones horarias, y aunque existen dietas similares (Atkins) conocidas desde hace bastante tiempo, ninguna como ésta impone como fundamental la nula ingesta de alimentos cuya base nutricional sean los hidratos de carbono (pasta, arroz, pan, legumbres, fruta y verdura…..).

A esto hay que sumar otras obviedades propias de cualquier dieta: no consumir alimentos ricos en grasas animales (leche entera, carne de cerdo), grasas vegetales (aceites), hacer ejercicio y tomar elevadas cantidades de agua para eliminar el ácido úrico generado por la ingesta de proteínas.

¿Por  qué se pierde el peso?

Perder peso no significa necesariamente adelgazar: cuando suprimimos los hidratos de carbono de nuestra dieta, el cuerpo pasa a quemar grasa y proteínas (músculo). Los subproductos originados en esta degradación metabólica (cetosis) han de ser eliminados como toxinas del cuerpo, para lo que el organismo se desprende de grandes cantidades de líquido (micciones constantes).


La dieta Dukan, concretamente en su primera etapa, resulta desde el punto nutricional una ofensa a nuestro organismo y a nuestra forma de entender la comida (dieta mediterránea). Te desnutre, desmineraliza y deshidrata, reduce al mínimo el aporte vitamínico y de sales minerales al suprimir de la ingesta diaria alimentos imprescindibles como legumbres, fruta y verdura; provoca síntomas  como dolor de cabeza, bajada del rendimiento, cansancio e irritabilidad, aumenta el nivel de colesterol, estriñe, …………………………(todos estos y algunos más los he sufrido yo personalmente)

Pierre Dukan; este famoso ¿¿nutricionista??, denunciado por el colectivo médico francés, recomienda el uso indiscriminado de edulcorantes artificiales como el Aspartamo o de aquellos productos light que lo contengan, y promueve como mágico su producto estrella: “el salvado de avena”

No es que sea perjudicial, ni mucho menos. Es más, se trata de un alimento altamente saludable pero no milagroso. Nadie duda de las propiedades beneficiosas de la fibra, fibra que podemos obtener de la fruta, del trigo, de las legumbres…….. y del salvado, que podemos tomar en cualquier momento sin necesidad de hacer una dieta tan restrictiva con otros grupos de nutrientes.

Atropellado por la Dukan…. Y vuelto a atropellar. Hace 4 días que acabé la fase de ataque (nunca mejor dicho, pero ataque contra mi persona), y todavía parece que me han arrastrado con el caballo como en el salvaje oeste.

Espero que quien lea esto valore la necesidad de someterse a este suplicio y escuche a tantas agrupaciones de nutricionistas y organismos de la salud públicos y privados que la desaconsejan y recomiendan el equilibrio nutricional y el ejercicio físico como forma de perder peso de forma progresiva.
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas