lunes, 15 de julio de 2013

EL GUSANO DEVORADOR DE BILIS: CLONORCHIS SINENSIS O “FLUKE CHINO”

Este gusano trematodo y endémico del este asiático, parasita la glándula y conductos biliares del hígado humano en busca de una fuente inagotable de ácidos grasos: la bilis.

También conocido como Duela Hepática China, el parásito puede sobrevivir toda la vida en el huésped liberando sus huevos a través de las heces humanas.

La capacidad de supervivencia y desarrollo, hasta alcanzar la fase adulta en el interior de los conductos biliares de portadores sanos, hace que el parásito pueda extenderse geográficamente desde países como China, Japón, Vietnam, Corea, Malasia, Camboya y Laos, hasta zonas muy distantes del planeta. Recientemente ha sido confirmada su presencia en portadores de origen asiático y residentes desde hace años en Perú.
La contaminación se produce habitualmente tras la ingesta de pescados de río semicrudos, ahumados o mal cocinados (principalmente ciprínidos, aunque también cangrejos o almejas de río), e infectados por la forma larvaria del parásito (Cercaria Clonorchis)

En el ciclo biológico del parásito hasta alcanzar la fase adulta, se hacen necesarios varios hospedadores intermedios tal y como muestra la siguiente imagen:




Pese a que se estima que el 50% de los portadores son asintomáticos, la enfermedad (clonorquiasis) tiene un elevado índice de mortalidad en infectados de larga duración y en personas que presentan deficiencias genéticas que impiden la formación de determinados ácidos grasos protectores del hígado y de los conductos biliares.

Los síntomas asociados a la etapa agua, que tiene lugar de 10 a 12 días tras la ingesta del alimento, incluyen: dolor y presión abdominal, fiebre, escalofríos y diarrea.

A esta etapa sigue otra crónica (que puede manifestarse de por vida), derivada de la obstrucción y daño, por la propia acción mecánica del parásito, de los conductos biliares y la consiguiente disfunción orgánica. Pérdida de apetito y anorexia, flatulencia e indigestión, alergias o inflamación de la vesícula son sólo algunos síntomas que pueden derivar en casos más graves de pancreatitis, hepatitis, cirrosis hepática o cáncer de hígado o glándulas biliares.


La rápida detección y tratamiento con antihelmínticos como el praziquantel (Biltricide) o cloraquine está consiguiendo muy buenos resultados contra una enfermedad que actualmente sufren más de 30 millones de personas en todo el mundo.


Una variante africana y sudamericana del parásito, conocida en Chile como pirihuín (duela del hígado), se desarrolla en plantas de río (berros) y afecta principalmente al ganado vacuno.
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas