jueves, 4 de julio de 2013

EL SÍNDROME PULMONAR POR HANTAVIRUS EN AMERICA Y LAS MORDEDURAS DE ROEDORES

Este emergente tipo de virus debe su nombre al río Hantang (Corea), donde en 1951 fue identificado por primera vez.

Portado en exclusiva por roedores, uno de los principales vectores de transmisión de enfermedades en la actualidad, su difusión a lo largo del planeta preocupa, no por el número de casos detectados, sino por el elevado índice de mortalidad asociado a este nuevo tipo de zoonosis.


Perteneciente a la familia de los Bunyaviridae, el Hantavirus es eliminado por ratas y ratones a través de saliva, heces y orina. Distintas variantes del género Hantavirus pueden ser clasificadas en función de la distribución geográfica y la patología asociada a su contagio. Mientras que en Europa y Asia las variedades identificadas se asocian a la enfermedad “Fiebre hemorrágica viral con síndrome renal”, también conocida por sus siglas FHSR; en América (Norte y Sur) las cepas detectadas han estado implicadas en un grave y mortal proceso de afección pulmonar conocido como “Síndrome pulmonar por hantavirus”, SPHV ó HPS.

Las principales vías de transmisión a partir de orina, heces y saliva de roedores del género muridae y subfamilia sigmodontinae (que agrupa 430 especies en América), portadores naturales y asintomáticos del virus, son:

  •      Contacto con alimentos e ingesta
  •      Mordeduras del animal.
  •    Orina en contacto con aguas que posteriormente son micronebulizadas (pequeñas gotitas que contienen el virus y con capacidad de penetrar hasta los pulmones por la propia respiración) en forma de aerosoles por distintos equipos (similar a la transmisión de legionella pneumophila).
  •     Restos de heces que tras secarse, son transportadas junto a pequeñas partículas de polvo hasta nuestros pulmones.
  •     Contacto con el animal y transporte del virus a través de las manos hasta la boca o nariz.
(Quizás te interese leer: "No me chilles que no te veo... ¿ultrasonidos para cucarachas y roedores?")



En el continente americano se detectó por primera vez en 1993 en EEUU. Dos años más tarde se notificaron y confirmaron más de 100 casos en 26 estados a lo largo de todo el país.

En Argentina en 1996, la cepa Andes originó un brote con 18 afectados que hizo sospechar del posible contagio persona-persona (hasta entonces descartado y aún no confirmado).

A partir de este momento se sucedieron los episodios en el resto del continente, conociéndose casos de infectados en Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia, etc.

En septiembre de 2012 se notificaron 6 casos de excursionistas, de los cuales 5 permanecieron alojados en cabañas del Parque Nacional de Yosemite (California), dos de los cuales fallecieron a consecuencia del HPS.

A modo de ejemplo, durante 2013 en Chile se han diagnosticado 29 casos de HPS con un saldo de 8 fallecidos hasta la fecha.


Los síntomas asociados a la infección comienzan entre 1 y 4 semanas tras el contacto con orina, heces o saliva del animal, e incluyen:
Fatiga, fiebre severa (> 38.5), intenso dolor muscular (especialmente en muslos, caderas y espalda), dolor de cabeza, nauseas, vómitos, escalofríos y en ocasiones diarrea y dolor abdominal.

La tos y falta de aire con compromiso respiratorio requieren de hospitalización y asistencia respiratoria mecánica frente a un virus para el que no existe actualmente vacuna o tratamiento específico.

Artículos relacionados

UN NUEVO VIRUS TRANSMITIDO POR LA PICADURA DE GARRAPATAS: SFTS 
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas