miércoles, 7 de agosto de 2013

DEMASIADO BUENO PARA SER CIERTO. LA TERAPIA ANTICANCERÍGENA DE LA CÁSCARA DE LIMÓN CONGELADO

Pese a la que se avecina, quiero decir que finalmente acabaré recomendando este alimento por varias razones (que nada tienen que ver, por supuesto, con la invención de la depravada mente que se le ocurrió publicar este absurdo).

Poniéndonos en antecedentes comentaré que este artículo, (que me niego a reproducir íntegramente por si a alguien se le ocurre la maravillosa idea de leerlo en su totalidad), está publicado en cientos de páginas de la red. Compartido hasta la saciedad a través de redes sociales en sus dos versiones principales: “la terapia del limón” o “no pierda-deseche la cáscara del limón”, nos sugiere el consumo de la cáscara de limón como la panacea frente a 12 tipos de cáncer (no dice cuales exactamente, aunque nos cita algunos: colon, páncreas, mama, próstata, pulmón….)


Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales



Entre las perlas que suelta el infame redactor, destacan las siguientes:

 “Muchos profesionales en restaurantes y nutricionistas están utilizando o consumiendo el limón entero….”
Quede claro que nada tengo en contra de estos gremios (sólo faltaría tirarme piedras al tejado), pero ¿no cabría esperar que una recomendación de este tipo viniese de otro tipo de profesionales de la salud? médicos, investigadores de universidades, agencias estatales de seguridad alimentaria, etc.

“…coloque el limón muy bien lavado, en el congelador de su refrigerador. Una vez que el limón se haya congelado, obtenga su ralladura para espolvorearla sobre los alimentos….”
¡Minucias por Dios! Si esto es un remedio contra el cáncer, qué más da como lo consumamos, congelado, a tiras, a bocados entero…..
No alcanzo a entender (porque tampoco lo explica), para qué congelar el limón. Si en definitiva se trata de no desperdiciar la cáscara lo mismo dará rayarla congelada o fresca. ¿se producirá durante la congelación algún cambio en la estructura molecular de los compuestos anticancerígenos? … o sencillamente se tratará de no ensuciarnos las manos con el zumo del limón fresco.



“…El limón es también un producto milagroso para matar las células cancerosas. Es 10000 veces más potente que la quimioterapia….”
Debe tratarse sin duda de un producto milagroso….y de un acto de fe, ya que para nada queda claro el fundamento de la idea ¿Qué sustancia es la que realmente acaba con las células cancerígenas? ¿Existe alguna base científica sobre el mecanismo de actuación?
Leyendo detenidamente el artículo, da la sensación de que la composición de la cáscara y especialmente la concentración de vitamina C, es la responsable de  la acción antitumoral (hecho contrastado por mi abuela que siempre me ha dicho que las vitaminas abundaban en la piel de la fruta)

No más potente que la quimioterapia, sino ¡10000 veces más potente!.  Vamos a exagerar, ya puestos….

“…¿Cuántas personas mueren mientras este secreto se mantiene celosamente guardado, a fin de no poner en peligro los multimillonarios beneficios de las grandes industrias farmacéuticas?...”
Aquí está la “madre del cordero”. Complot, conspiración de grandes empresas, remedios naturales comercializados como fármacos sintéticos …. Vitamina C en definitiva, presente ya en cientos de complejos: caramelos y masticables, bebidas enriquecidas, suplementos alimenticios, etc.
Esto pinta a thriller corporativo, digno de varias “estatuillas”

“…La fuente de esta información es fascinante: se trata de uno de los mayores fabricantes de drogas en el mundo, después de haber realizado más de 20 pruebas de laboratorio desde 1970….”
Ahora sí me quedo más tranquilo. Si se trata del mayor fabricante de drogas… Su reputación le precede.



“…Y lo que es aún más asombroso: este tipo de terapia con extracto de limón, sólo destruye las células malignas del cáncer y no afecta a las células sanas…”
A estas alturas, ni de lejos es esto lo más asombroso. Asombroso sería que mezclado con extracto de cuerno de triceratops, realzase nuestra figura.


Ironías aparte y desde el respeto a cuantos padecen esta terrible enfermedad, el consumo de limón, incluyendo su cáscara, puede suponer un aporte necesario de vitaminas y una ayuda extra para nuestras defensas. El abuso de vitamina C, precisamente durante tratamientos de quimioterapia, puede interferir con la actividad de los fármacos utilizados. Aquí dejo un par de enlaces donde podéis ampliar esta información:


La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas