miércoles, 28 de agosto de 2013

DIOS Y EL DEMONIO EN EL PAN DE CADA DÍA. CLAVICEPS PURPUREA DEL CENTENO

Aunque este hongo puede afectar a distintos tipos de cereal como el trigo, la cebada o la avena,  es en el centeno donde habitualmente prolifera, debido a las condiciones favorables de cultivo en climas húmedos, que propician el desarrollo de un pequeño tipo de seta capaz de liberar esporas fúngicas e infectar el grano durante su germinación.

El escleriolo o forma desarrollada del hongo, también llamado “cornezuelo” o “cuernecillo de centeno” por su forma y apariencia en la espiga germinada, infecta el ovario y se desarrolla como una protuberancia de color grisáceo o amoratado que sustituye al grano infecto. Tradicionalmente ha sido molturado junto al cereal para la obtención de harinas, causando de esta forma miles de intoxicaciones y muertes rodeadas de espeluznantes síntomas, asociados a lo largo de la historia, con actos sobrenaturales; demoníacos o divinos, pero siempre con el pan de centeno como protagonista.



En el escleriolo del claviceps purpúrea se han identificado hasta 12 tipos de alcaloides derivados del ácido lisérgico, entre ellos destacan el LSD (potente alucinógeno), y la ergotamina (vasoconstrictor). Aunque existen otros derivados alcaloideos de interés médico como la ergometrina (con un potente efecto oxitócico que aumenta la frecuencia y amplitud de las contracciones uterinas durante el parto) y la ergocriptina (que inhibe la liberación de prolactina y en consecuencia la producción de leche materna en mamíferos); centraremos el post en los dos primeros, asociando sus efectos a la intervención de supuestas fuerzas del bien y del mal.

Dios y el Ergotismo Gangrenoso

El acusado efecto vasoconstrictor de la ergotamina ha sido sin duda el causante de esta necrótica enfermedad, en la que los infectados manifestaban una quemazón en las extremidades acompañada de gangrena, y que podía derivar en el desprendimiento de las mismas sin sangrado visible.

“Castigo Divino” para los más de 40000 fallecidos en la Aquitania francesa del siglo X, que propició que la orden de los Hermanos Hospitalarios de San Antonio construyesen más de 370 hospitales en todo el continente conocidos como “hospitales de desmembrados”, donde se trataba a los afectados de ergotismo gangrenoso,  rebautizado por los más creyentes como “fuego divino” o “fuego de San Antonio”

La vasoconstricción y falta de riego, provocaba pústulas, retorcimiento de extremidades y extensiones de tobillos. Síntomas visibles en la obra del pintor Matthias Gothart Grünewald, “Crucifixión” que precisamente decora la capilla del monasterio de San Antonio de Isenheim, perteneciente a la orden destinada a dar cobijo a los penados con el “sagrado fuego”



El Demonio y el Ergotismo Compulsivo

Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales



El LSD, dietilamina del ácido lisérgico, es uno de los alucinógenos más potentes conocidos y probablemente estuviese presente en el cornezuelo del centeno consumido por las “afligidas” niñas que propiciaron el ahorcamiento y lapidación de 7 hombres y 13 mujeres en el ya triste famoso juicio de  “Las Brujas de Salem” (Boston, 1692-1693).



Las acusadoras, entre espasmos, convulsiones, conducta maníaca, visión doble, flexiones involuntarias de los dedos, hormigueo y pinchazos en extremidades, alucinaciones, etc; propios de una "posesión diabólica", no dudaron a la hora de señalar a más de 200 culpables de practicar la brujería 
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas