viernes, 16 de agosto de 2013

LA CELULITIS CREPITANTE PRODUCIDA POR LA BACTERIA CLOSTRIDIUM PERFRINGENS

Esta bacteria anaerobia y capaz de generar formas resistentes a las condiciones extremas del medio (esporas), se encuentra habitualmente presente en el intestino animal, así como en ambientes acuáticos y suelos, de donde puede pasar a los alimentos, capaces en última instancia de producir graves infecciones en humanos. Heridas abiertas suponen también una vía directa de acceso de la espora al organismo.

El clostridium perfringens, como variedad más común del género clostridium, es capaz de producir hasta 12 distintos tipos de toxinas (1 enterotoxina y 11 histotoxinas).



En condiciones de anaerobiosis produce una enterotoxina asociada a la infección de tejidos blandos (enteriditis necrótica). La infección puede ocurrir cuando la toxina se desarrolla en alimentos preservados a vacío que posteriormente consumimos (minoritaria); o cuando a través de los alimentos, ingerimos la espora que desarrolla la toxina en el tracto digestivo (mayoritaria)

Presente habitualmente en carne de animales y aves, el control de la temperatura durante el procesado de alimentos se vuelve prioritario para evitar el desarrollo y crecimiento de este tipo de bacteria. Las intoxicaciones suelen tener lugar en colectividades, grandes comedores o catering donde se prepara la comida con mucha antelación al servicio. El uso de mesas calientes para el mantenimiento a temperatura controlada, o abatidores de temperatura en el caso de comidas calientes refrigeradas, puede contribuir a ralentizar el crecimiento de aquellas esporas que sobreviven al proceso de cocción (Tª destrucción > 121 ºC), y que suelen germinar en condiciones de calor moderado.

Los síntomas, que se producen entre las 8 y 24 horas posteriores al consumo del alimento contaminado, provocan episodios de diarrea sin vómito, así como fuertes dolores y calambres abdominales.

Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales




La enteriditis necrótica, o Pig Bel, es una rara afección que puede resultar fatal. Durante la misma se produce necrosis de los intestinos y septicemia.

La espora puede provocar infecciones de los tejidos blandos cuando penetra en heridas (abscesos del tejido subcutáneo asociados a insuficiencia vascular, cirugías, úlceras de pié diabético, etc), provocando:

Celulitis Crepitante: afección de las extremidades inferiores que cursa sin dolor y caracterizada por el aspecto que presenta la zona afectada (piel caliente y eritematosa que crepita a la palpitación), con supuración oscura y maloliente.


Gangrena gaseosa: se produce cuando hay compromiso de la integridad del músculo esquelético. El clostridium perfringens ataca los constituyentes de los tejidos produciendo gas y provocando la destrucción de los mismos.
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas