viernes, 23 de agosto de 2013

LA ENFERMEDAD DE CHAGAS, LA MUERTE SÚBITA Y EL TRIPANOSOMA CRUZI QUE PORTAN LAS CHINCHES

Descubierta en 1909 por el Doctor brasileño Carlos Riveiro Justiniano Chagas, está infección ha causado con el paso del tiempo cientos de miles de muertos, especialmente en Centro y Sudamérica, de donde es endémica. Las tendencias migratorias de los últimos 20 años han propiciado una expansión de la infección, que actualmente alcanza a EEUU y Canadá, Europa y Japón.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud el número de afectados alcanza los 10 millones en todo el mundo, a los que hay que sumar 25 millones más en riesgo de contraer la infección.

Emparentado con el tripanosoma africano (relacionado con la enfermedad del sueño), el Tripanosoma Cruzi, causante de la Tripanosomiasis Americana (zoonosis parasitaria) o Enfermedad de Chagas, es un parásito capaz de transmitirse entre humanos durante operaciones de trasplante de órganos y transfusiones de sangre infectada, o verticalmente (vía placentaria) durante el embarazo, de madre a hijo. Sin embargo, las principales formas de contagio se producen a través de ingesta de alimentos contaminados e infección de heridas o picaduras, en ambos casos con heces portadoras.



Es en este punto donde adquieren especial relevancia los insectos picadores y chupadores de sangre del género de los triatomíneos (chinches principalmente). Estos insectos defecan en las proximidades de su propia picadura; al rascarnos, las heces contaminadas de parásito acceden a nuestro organismo a través de la herida, provocando afecciones que pueden resultar potencialmente letales de no ser tratadas a tiempo.


A partir de las dos semanas, y hasta los dos primeros meses tras la infección, se produce una fase agua, en la que el parásito se distribuye y multiplica a través del torrente sanguíneo. En esta primera fase, en la que la efectividad de los fármacos Bernidazol y Nufurtimox es del 100% frente al intruso; un 70% de los portadores son asíntomáticos (lo que dificulta el tratamiento), mientras que el porcentaje restante puede mostrar síntomas leves como: malestar general (dolor de cabeza, muscular, torácico y abdominal), fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, palidez y dificultad para respirar.


Pese a que las madres embarazadas no deben ser medicadas, resulta primordial administrar los fármacos al bebé recién nacido e infectado en el vientre materno.

Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales


Una segunda fase crónica, que puede prolongarse hasta 20 años, puede producir (por destrucción del músculo cardíaco donde el parásito en fase adulta tiende a alojarse) insuficiencia cardíaca y muerte súbita (fallecimiento repentino de personas aparentemente sanas), además de otros problemas digestivos como estreñimiento, dificultad para deglutir, agrandamiento del colon y esófago, etc.


En esta fase los medicamentos anteriores pierden efectividad; de ahí la importancia de la identificación durante la fase aguda (característica es la hinchazón y amoratamiento del párpado de un ojo si se ha producido una picadura en la cercanía), así como la prevención a través de correctas prácticas higiénicas durante la manipulación de alimentos y el control de vectores tipo plaga transmisores de esta enfermedad (mosquiteras, higiene-desinfección de instalaciones y tratamientos insecticidas en caso de infestación)
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas

Últimos artículos sobre:

Alimentos y Cáncer  (Ver más)





Metales Pesados y Químicos  (Ver más)





Alérgenos  (Ver más)





Aditivos  (Ver más)





Bacterias  (Ver más)





Virus  (Ver más)





Parásitos  (Ver más)





Toxinas  (Ver más)





Curiosidades  (Ver más)





Información al Consumidor  (Ver más)





Manipulación de Alimentos  (Ver más)