domingo, 8 de septiembre de 2013

LA ERITROSINA (COLORANTE ALIMENTARIO E-127) Y EL CÁNCER DE TIROIDES

Este colorante alimentario de origen sintético y preferentemente utilizado por la industria alimentaria europea para dar una tonalidad rojizo-violeta a sus productos, comienza a mostrar síntomas de debilidad en favor de los detractores del uso de todo tipo de colorantes, tanto artificiales como naturales.

Conocidos desde la antigüedad, el uso de estos aditivos en alimentos, ha sido relacionado tradicionalmente con el fraude y el enmascaramiento de las tonalidades reales que éstos presentan. Quién no ha pensado en alguna ocasión que la carne aliñada previamente procesada, que toma de la vitrina de un supermercado, peca cuando menos de un pelín de falta de frescura.



Quizás te interese leer: “Cochinilla, Carmín, Colorante Natural Nº 4 o E-120

Antecedentes relacionados con la eritrosina:
  • La necesidad de acogerse a la directrices europeas en materia sanitaria obligó a Noruega en 2001 a levantar la prohibición sobre el uso de este colorante, así como sobre todos los productos elaborados a partir de alquitrán de hulla y derivados,  impuesta desde 1978.
  • En EE.UU, la FDA prohibió el uso de su forma líquida en la síntesis de cosméticos y fármacos, y pese a que su aplicación en industria alimentaria es completamente legal (en forma de polvo o grano –Colorante Red Nº 3-), la utilización de este colorante ha quedado en desuso en favor del Rojo Allura AC, prohibido en la Unión Europea por tratarse de un colorante de tipo Azo.



Presente en frutas confitadas (cerezas de cóctel), decoraciones y revestimientos (pastelería final), helados, goma de mascar y productos cárnicos (chorizo); éste compuesto organoyodado ha sido relacionado con la aparición de cáncer de tiroides en estudios con ratas. Esta alteración tiroidea puede deberse según algunos autores a la liberación del yodo contenido por degradación térmica. En base a estudios análogos, durante los tratamientos médicos con yodo radioactivo, se recomienda evitar los alimentos que contienen el E-127, así como cualquier otro que pueda aportar yodo a través de la dieta.

Pese a que las autoridades sanitarias europeas, consideran seguro el uso de la eritrosina en industria alimentaria y fijan una ingesta diaria máxima de 0.1 mg/Kg de masa corporal, no sería la primera vez que tras años de complacencia, nuevos estudios hacen dar marcha atrás a la EFSA y prohibir tajantemente el uso de un aditivo de uso común.


Algo parecido ocurrió años atrás con la entrada en vigor del Reglamento 884/2007, de 26 de julio de 2007, de la Comisión, relativo a las medidas de emergencia para la suspensión del uso de E-128, Rojo 2G como colorante alimentario. Tras una revisión de los aditivos empleados en el ámbito comunitario, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria anunció que el colorante alimentario Rojo 2G o E-128, que se añade a algunas salchichas y carne de hamburguesas, puede provocar cáncer.

Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales



Relacionado con el déficit de atención en niños (TDHA), potenciales consumidores de productos coloreados (helados, golosinas, dulces), la eritrosina inhibe la acción de la pepsina y puede comportarse como un xenoestrógeno (estrógeno sintético), capaz de distorsionar el proceso reproductivo natural en los seres vivos.
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas