lunes, 9 de septiembre de 2013

PANGA. PESCADO PARA ALIVIAR LA CRISIS ECONÓMICA Y FOMENTAR LA CRISIS NUTRICIONAL

Ya me gustaría a mí dar tanta caña a este pescado de río, exportado a todo el mundo desde piscifactorías vietnamitas en claro régimen de superproducción, como otros autores a los que habitualmente sigo y que no se cortan un pelo a la hora de tildarlo como auténtica comida chatarra, contaminado hasta más no poder y de pésima calidad.

Pese a que la política medioambiental de Vietnam pueda dejar mucho que desear, y concretamente el delta del río Mekong, de donde procede hasta el 90% del que se consume en España, se consagre como punto de afluencia de subproductos tóxicos procedentes de su floreciente industria química; lo que más me preocupa del asunto, independientemente de la calidad final del producto (que también deja mucho que desear), es la tendencia anticrisis que hemos adoptado en España (segundo importador mundial después de Rusia) a consumir habitualmente este pescado, barato en comparación con las variedades locales, pero muy alejado de la composición nutricional de las mismas en cuanto a fracción lipídica (grasas Omega 3) y proteica.


Incluido en menús de colegios, guarderías y otros comedores sociales como residencias de la tercera edad, etc., el concepto saludable de consumir pescado varias veces en semana, pierde relevancia cuando hablamos de esta insustancial variedad. Dando ejemplo, las empresas suministradoras de menús infantiles de la Comunidad Autónoma Vasca, que lo han retirado del listado de ingredientes de sus platos.

Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales



Sólo sus dirigentes sanitarios sabrán por qué EE.UU ha prohibido su comercialización. Nadie mejor que ellos para dar cuenta de las miles de toneladas de agente naranja (dioxinas persistentes en el medio ambiente) que fueron diseminadas durante más de 20 años en campos de cultivo y aguas de riego, durante la guerra que los enfrentó a Vietnam del Norte y que finalizó hace ahora 38 años.

Desde el punto de vista de la presentación, nada que achacar. Grandes filetes blancos, sin piel, espinas ni desperdicio, fáciles de cocinar y de sabor digamos que “correcto” (no me gustaría opinar en cuestión de paladares). Desde el punto de vista de su competitividad de mercado, su precio resulta sencillamente inigualable.

Quizás por esta última razón las principales reclamaciones se han presentado desde el sector pesquero nacional y distintas cooperativas de armadores, que atribuyen elevados niveles de contaminación tanto biológica (bacterias) como química (pesticidas, metales pesados, etc.), atribuibles al caldo de cultivo en el que nada el Bassa Pangasius.


Lo cierto es que distintas baterías de análisis han justificado en parte el alarmismo creado en torno a esta variedad importada:

Anfaco-Cecopesca, laboratorio de referencia para productos de la pesca de  Galicia realizó un ensayo en 8 muestras extraídas de las vitrinas de distintos supermercados de la provincia de Vigo. 

En 2010, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), realizó otra batería de análisis a 23 muestras, 17 congeladas y 6 frescas.
  • En 4 de ellas se detectó un pesticida prohibido en España, la trifluralina (la prohibición no responde a la toxicidad del mismo, sino a su persistencia en el medio)
  • En 9 de ellas se detectaron niveles significativos de Mercurio (aunque sin llegar al límite máximo permitido de 0.5 mg/Kg de producto). Quizás te interese leerNo todo son ventajas en el consumo de pescado azul. Envenenamiento por Mercurio

Ante estos datos, la OCU recomendó no consumir panga más de una vez en semana (especialmente en el caso de menores)


En vista de los resultados analíticos y de otras acusaciones circulantes relacionadas con la presencia de contaminantes ambientales persistentes (docena sucia), tipo de alimentación en piscifactorías (harina de pescado y mandioca), hormonas que permitan el desove de las hembras in situ y sin precisar el remonte natural del río, restos de antibióticos, etc.; La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) en la línea de la máxima autoridad europea (EFSA), emitió en mayo de 2012 un comunicado en el que pretende tranquilizar a los consumidores más desconfiados y en el que asegura que no se identifican problemas de seguridad alimentaria para los consumidores, incluidos grupos vulnerables de la población como los niños



La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas