sábado, 7 de septiembre de 2013

UN SUSTITUTO DE LA GRASA ENCASILLADO DE POR VIDA. EL ADITIVO OLESTRA EN LOS APERITIVOS LIGHT

Poca o ninguna gracia debió hacerle a los directivos de la multinacional Procter & Gamble, que la FDA decidiese incluir la siguiente leyenda en el etiquetado de los productos entre cuya composición se encontraba su producto estrella: el aditivo Olestra (Olean)

Este producto contiene Olestra, que puede causar calambres abdominales y diarrea. Olestra inhibe la absorción de algunas vitaminas y otras sustancias nutritivas. Las vitaminas A, D, E y K han sido añadidas

Presente aún en aperitivos light de grandes marcas comerciales (Lays Light, Pringles, etc.), en algunos países como EE.UU, Argentina, etc., este singular compuesto, nacido tras años de trabajo en los laboratorios del gigante de la alimentación, irrumpió en la década de los 90 tras dos décadas de trámites burocráticos para su autorización final como aditivo alimentario y tras un primer intento fallido de ser comercializado como fármaco. 


Calificado por la propia compañía como altamente recomendable en productos tradicionalmente grasos y susceptibles de incrementar los niveles de colesterol en sangre, Olestra aparece como una grasa sintética, pero de sabor y olor similar al tradicional aceite de fritura usado en la elaboración de patatas fritas y chips.


Entre sus virtudes destaca el nulo aporte calórico a la dieta ya que se trata de una macromolécula no asimilable a nivel digestivo (no se absorbe en el intestino), y su resistencia a la descomposición térmica, lo que permite optimizar los procesos de fritura mediante la ausencia de derivados no deseables.

Quizás te interese leer: “¿Qué son los Compuestos Polares Totales?

Precisamente su acumulación y falta de absorción a nivel intestinal es la responsable del más llamativo efecto asociado, visible en el etiquetado: esteatorrea con deposiciones diarreicas y flatulencia asociadas.

Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales



A este grave inconveniente digestivo y “publicitario” hay que añadir la pérdida de absorción de nutrientes y vitaminas esenciales a través de los alimentos de la dieta que lo contienen, por lo que requiere de un aporte extra de las mismas también visible en la leyenda.



Pese a que las menciones del etiquetado en referencia a la diarrea, finalmente se eliminaron en 2003  (aunque se mantienen las del añadido vitamínico), su uso potencial como aditivo quedó resentido de por vida, llegándose a prohibir en algunos países como Canadá o Inglaterra.

Frente a los claros defectos atribuibles a este sustituto sintético de la grasa, presente hasta en un 30% en peso de producto final, y pese a las ventajas de las que se puedan beneficiar aquellos incondicionales de los aperitivos y snack salados, cabría cuestionarse lo siguiente:

¿Resulta conveniente incitar bajo el eslogan de un bajo aporte calórico, al consumo de productos poco o nada recomendables para el consumo habitual?, o por el contrario ¿Estamos dispuestos a cargar con los actuales problemas asociados a las grasas vegetales utilizadas en frituras industriales?

Quizás te interese leer:En aceite vegetal…¿Garantía de calidad?
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas