sábado, 5 de octubre de 2013

LA RICKETTSIA Y EL TIFUS TRANSMITIDO POR LA PICADURA DE PULGAS O PIOJOS

Los distintos géneros de la bacteria Rickettsia, responsables de las principales variantes del Tifus, cuentan con un mecanismo de transmisión eficaz y evolucionado, que puede derivar en epidemias globales de rápida transmisión y difícil control, por lo que los brotes de la enfermedad, de notificación obligada, son vigilados estrechamente por la Organización Mundial de la Salud.

Utilizando a los artrópodos (piojos, pulgas o garrapatas) como principal vector de transmisión, las bacterias pasan desde el reservorio animal (ratas, ratones, zarigüeyas, mofetas, mapaches, y roedores en general), contagiando a los chupadores de sangre. Posteriormente son expulsadas a través de las heces en zonas próximas a la picadura. Un simple gesto de rascarse conlleva arrastrar la bacteria hasta la herida abierta para alcanzar de esta forma el torrente sanguíneo humano.



Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales



Pese a que existen distintos tipos de patologías de menor prevalencia relacionadas con este parásito intracelular obligado (necesita reproducirse en el interior de la célula huésped), como la Fiebre de las Montañas Rocosas, causada por el género Rickettsia Richettsii y transmitida por la picadura de la garrapata; existen dos variantes ampliamente estudiadas por su incidencia, gravedad y distribución geográfica


Tifus transmitido por piojos

Patógeno: Rickettsia Prowazekii


También conocido como tifus epidémico, exantemático o rural. Se trata sin duda de la variante de la enfermedad más peligrosa. De elevada incidencia en regiones montañosas de México, Centro y Sudamérica, Asia y África, su transmisión a humanos se realiza a través del piojo del cuerpo (pediculus humanus corporis). Pese a que esta enfermedad también puede ser transmitida por el piojo de la cabeza (pediculus humanus capittis), la incidencia a través de este vector es mucho menor.

Los brotes, que aparecen principalmente en zonas infestadas de piojos durante el invierno, están asociados a elevados niveles de mortandad. La sintomatología abarca: fiebre elevada (40º C), daños oculares (conjuntivitis por fotofobia), tos seca, intenso dolor de cabeza, así como musculares y articulares en general, erupción cutánea sin brillo que comienza en el torso y las axilas para posteriormente extenderse al resto del cuerpo excepto a cara, palmas de las manos y planta de los pies, confusión, delirio y convulsiones. El fallecimiento del enfermo está relacionado principalmente con fallos respiratorios y renales.


El piojo, que morirá a causa de la propia bacteria que porta, dos semanas después de infectarse, multiplica el patógeno en el intestino y lo libera a partir de 5-7 días a través de sus heces.

La misma bacteria puede reactivarse años después de la infección, originando especialmente en personas mayores e inmunodeprimidas una infección leve conocida como enfermedad de Brill-Zinsser

Tifus transmitido por pulgas

Patógeno: Rickettsia Thypi

También conocido como tifus endémico, múrido o urbano.
De síntomas menos severos que el anterior aunque con picos febriles que alcanzan valores de 40.5 – 41º C, el tifus endémico, rara vez mortal, aparece en zonas infestadas de ratas y ratones de todo el mundo. De mayor incidencia durante los meses de verano y otoño, coincidiendo con una mayor actividad de la pulga de la rata, que infecta con sus heces zonas próximas a la picadura y heridas abiertas. Pese a que en ninguno de los dos casos es posible el contagio persona-persona, los brotes asociados son difíciles de controlar debido al ciclo infectivo roedor-pulga-roedor
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas