miércoles, 13 de noviembre de 2013

LOS LACTANTES Y LOS ALIMENTOS CONTAMINADOS CON MELAMINA

La alusión a los lactantes se debe a que precisamente ellos, conforman un grupo significativo de riesgo frente a determinados alimentos específicamente diseñados para consumir en esta etapa, y susceptibles de contener este tóxico del que ya se tienen dramáticos precedentes.

Realmente la melanina es un producto de uso industrial que podemos encontrar en resinas para la fabricación de plásticos, envases y aglomerados.



Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales



La pregunta pues, que cabe hacerse es: ¿cómo llega la melamina a los alimentos?


Para contestarla tendremos que tener en cuenta la intencionalidad y la consideración de nuevos estudios relacionados con la transferencia de melamina.

De forma no intencionada:
  • Como producto resultante de la degradación de la ciromazina: fitosanitario de uso común en hortalizas, como Insecticida regulador del crecimiento de las larvas de dípteros minadores de las hojas como la liriomiza o la araña roja, así como medicamento veterinario en el control de la cría de las larvas de mosca de los animales en establos.
  • La resina elaborada con melamina, y usada para la fabricación de vajilla y plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos, puede ser transferida a éstos según demuestra un estudio llevado a cabo en la Universidad Médica de Kaohsiung (Taiwán). En dicho estudio, se sirvió a un grupo de jóvenes sanos, una sopa de fideos en una vajilla fabricada con esta resina, para detectar 24 horas más tarde concentraciones del tóxico en la orina hasta 6 veces superiores a los niveles medidos en consumidores del mismo alimento servido en una vajilla libre de melamina. Queda justificada pues, la transferencia del compuesto y se desaconseja el uso de utensilios de cocina que lo contengan, especialmente para su uso en microondas.
Quizás te interese leer:Bisfenol A en policarbonatos plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos
 

De forma intencionada


Debido a que la melamina es un compuesto nitrogenado, su adición intencionada a determinados alimentos y piensos para animales cumple el propósito de falsear los resultados de laboratorio, aumentando la fracción proteica teórica obtenida en la analítica (que mide el Nitrógeno “Kjeldahl” y lo asocia con la cantidad de proteínas).


Tristemente conocido es el caso de los preparados para lactantes elaborados en China y contaminados intencionadamente con melamina. Detectado en 2008, el fraude originó seis fallecidos y un número de intoxicados superior a 300.000.





A raíz de este incidente y por la misma causa, se procedió ese mismo año a la retirada de los caramelos de la marca “White Rabbit”, fabricados en China y comercializados en Reino Unido, Chile y México entre otros muchos países. Sobre determinadas marcas de masa para pizzas y derivados lácteos (yogur, helados, etc.), también recayó la sospecha de contaminación con melanina.



Un año antes, las autoridades sanitarias estadounidenses ya habían detectado la presencia del compuesto en piensos para mascotas procedentes del gigante asiático.



Todo ello propició una alarma sanitaria sin precedentes, que derivó en el Dictamen Científico que la EFSA aprobó el 18 de Marzo de  2010, sobre la presencia de melanina en la alimentación humana y animal, y que dos años más tarde tomó forma en el Reglamento (UE) 594/2012, de 5 de Julio de 2012 que modifica al Reglamento (CE) 1881/2006, de 19 de diciembre de 2006, por el que se fija el contenido máximo de determinados contaminantes en los productos alimenticios, introduciendo una sección nueva para la melamina.


Con una ingesta diaria admisible (IDA), de 0.5 mg/Kg de masa muscular, los alimentos contaminados y especialmente diseñados para lactantes (alimento principal y mayoritario de su dieta), supusieron en su momento, la principal vía de intoxicación. La melamina afecta al sistema renal (donde se acumula) por formación de cálculos capaces de obstruir las vías urinarias y producir la inflamación del riñón así como daños irreversibles que derivaron en tratamientos de diálisis “de por vida”, y la muerte en el peor de los casos. 
La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas