lunes, 11 de noviembre de 2013

¿ORO LÍQUIDO?...EL ACEITE DE OLIVA ADULTERADO CON GRASAS VEGETALES DE BAJA CALIDAD

En 1990, la U.E. destacó al aceite de oliva como uno de los alimentos más adulterados antes de su comercialización. Pese a que en contadas ocasiones han sido detectadas sustancias tóxicas, y la mezcla con otras grasas vegetales de baja calidad y consecuentemente más baratas, se torna un fraude habitual al consumidor con claro objetivo económico, no deja de preocupar a quién invierte a diario en productos de calidad, la posibilidad de estar consumiendo en definitiva mezclas con aceites de palma, soja, etc., así como la impunidad con la que operan estos defraudadores, sobrados conocedores de la composición y las proporciones a mezclar, que impidan su detección en el producto final.


De este modo, a finales de la década de los 90, fue desarticulada en España una red que operaba introduciendo ilegalmente aceite de avellana de origen turco. El mismo que acababa formando parte de nuestro preciado aceite de oliva virgen extra.

Quizás te interese leer: “…. En aceite vegetal: ¿Garantía de calidad?

Aunque parezca increíble que este tipo de mezcla no sea rápidamente detectada analíticamente por parte de los controles oficiales, lo cierto es que debido a la similitud en la composición química de ambas grasas, los tradicionales métodos de análisis no eran capaces hasta hace poco años de identificar mezclas (en el caso del aceite de avellana), con proporciones del añadido inferiores al 25%.

Entre estas técnicas analíticas destacan el estudio de la composición esterólica por cromatografía de gases, y el estudio de triglicéridos mediante HPLC. Concretamente la detección de Δ7-Estigmastenol y Trilinoleína permitía detecciones en mezclas superiores 25-30%.

Años más tarde, la diferencia entre los triglicéridos de número de carbono equivalente 42, determinados experimentalmente y los calculados teóricamente (ΔECN42), permitió identificar mezclas de aceite de oliva y aceite de avellana del 20-25%.


Actualmente se están llevando a cabo prometedores estudios de la composición enantiomérica de compuestos quirales, concretamente de la fibertona, presentes en el aceite de avellana y ausentes en el de oliva, que permitirían la detección de mezclas incluso en muy bajas concentraciones.

Pese a todo ello, los “amantes de lo ajeno”, siguen sofisticando técnicas y “lanzándose al ruedo” en busca de pingues beneficios a costa del bolsillo y la salud de los consumidores finales.

Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales



Buena prueba de ello, da la desarticulación, en abril de 2012, de una red que operaba en plena cuna del aceite español, comercializando y vendiendo, preferentemente a personas mayores, una mezcla de aceite de oliva y aceite de girasol. Fueron detenidas personas y decomisadas partidas del fraudulento producto en Baena y Lucena (ambas en la provincia de Córdoba), así como en Mancha Real (Jaén).


Más reciente aún, la mezcla detectada en Taiwán el pasado mes de octubre, de aceite de oliva de origen español con un 20% de aceite de camelia. El producto comercializado por la empresa taiwanense Chang Chi, añadía al producto final clorofila para intensificar la tonalidad verdosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas