sábado, 19 de julio de 2014

LOS TANINOS DE LAS ACEITUNAS Y EL JENGIBRE CONTRA EL MAREO POR MOVIMIENTO

Precisamente ahora que por fin voy a probar la pesca en barco, ando un poco preocupado por el asunto de los mareos.

Y es que escuchando consejos y recomendaciones de propios y extraños contra este mal común, especialmente entre novatos de la mar y gentes de secano, parece que la sugestión empieza a apoderarse de mí y a varios días de subirme en el barco tengo ya la sensación de que todo me da vueltas (pensando entre otras en no fastidiarle el día a quien amablemente se ha ofrecido a acompañarme y enseñarme).


Parece ser que los mareos por movimiento o cinetosis resultan especialmente agudos cuando el medio de transporte utilizado es un barco, y ante la duda de cómo se comportará mi organismo he decidido informarme un poco y prevenir con algún remedio natural a cuyas propiedades encuentre algún sentido y que a la vez me permita escribir estas líneas.

La cinetosis tiene su origen en las señales contradictorias que recibe nuestro cerebro: el oído interno entre otros órganos informa de que nos estamos moviendo mientras que en determinadas situaciones y de forma simultánea, los ojos pueden mandar señales de ausencia de movimiento (si estamos en el camarote de un barco, leyendo en un tren o en el pasillo interior de un avión). A partir de aquí sudoración fría, desorientación, nauseas y salivación como respuesta inconsciente al ataque ácido que ha de producirse sobre los dientes tras el último síntoma: los vómitos.


La salivación se convierte en pieza clave a la hora de interpretar las propiedades “antimareo” de las aceitunas. Si el mareo se produce en definitiva por una mala gestión de la información, el consumo de aceitunas, ricas en taninos y asociados a la sequedad bucal, revierte la información mandando el siguiente mensaje: “si no hay exceso de saliva, es que no voy a vomitar, con lo cual no estaré mareado

Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales



Desafortunadamente la ingesta de aceitunas como remedio sólo parece efectiva como medio preventivo o cuando se consumen inmediatamente tras los primeros síntomas, ya que el primer vómito conlleva un aumento irremediable de la salivación que habitualmente revierte en más y más vómito.


En cuanto al jengibre la cosa cambia, ya que no he sido capaz de encontrar ninguna explicación razonable que justifique la mejora que dicen sentir miles de personas que habitualmente lo consumen antes de la travesía en forma de pastillas de herbolario, caramelos o galletas.

Esto no significa que sus beneficios contra el mareo sean supuestos, ya que al igual que en este caso existen síndromes alimentarios que pese a parecer injustificados, son avalados desde hace décadas por miles de experiencias reales….. quizás y en definitiva sólo sea pura psicología.





Sí he encontrado una información interesante de la Natural Medicines Comprehensive Database, que clasifica al jengibre como Posiblemente Eficaz contra el mareo aunque Posiblemente Ineficaz contra el mareo por movimiento.

En cualquier caso y dado de que se trata de dos alimentos altamente saludables (el jengibre no debe ser consumido en exceso si se padece úlcera gástrica o fiebre), supongo que al final no dudaré en probarlos antes de mi experiencia…….. cualquier cosa por echar un buen día de pesca

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas