miércoles, 24 de septiembre de 2014

La glutamina y el síndrome de fatiga crónica del atleta

Situaciones de bajo rendimiento físico, cansancio inexplicable, fatiga persistente, recuperaciones lentas tras los entrenamientos, trastornos del sueño e infecciones cada vez más habituales (generalmente de carácter menor y localizadas en el aparato respiratorio), son sólo algunos de los síntomas que padecen los deportistas aquejados de Síndrome de Fatiga Crónica o Síndrome de Sobreentrenamiento.

Pese a que se desconoce la causa interna exacta que lo provoca, la alteración de los niveles de determinados marcadores plasmáticos parece identificarse como el origen de la debilidad del sistema inmunitario asociada a este mal, que puede prolongarse durante periodos de hasta seis meses e incluso tras largas y profundas recuperaciones.

En condiciones de sobreentrenamiento

Aumentan los niveles de cortisol y adrenalina

Responsables de la supresión de las funciones de determinados tipos de linfocitos

Disminuyen los niveles de inmunoglubulinas salivares

Anticuerpos presentes en las secreciones mucosas que actúan como primera línea de defensa frente a invasores víricos y bacterianos.

Se alteran los niveles de endorfinas

Que reducen la formación de células NK “Natural killer” e inferferón.

Disminuyen los niveles de glutamina

Principal combustible para las células del sistema inmune y de la mucosa intestinal

Sobre la Glutamina

La Glutamina es un aminoácido que puede ser sintetizado a nivel orgánico a partir del ácido glutámico. Como hemos visto anteriormente, en situaciones de inmunodepresión asociadas a entrenamientos prolongados e intensos, su nivel plasmático disminuye, por lo que la suplementación en el caso de deportistas habituales parece estar más que justificada.

Este aminoácido participa en la síntesis de las purinas, responsables de la formación de la matriz proteica donde se generan las fibras musculares. Entre los efectos de la glutamina podríamos destacar:
  • Neutraliza la acidez resultante del ejercicio físico
  • Reduce los daños causados por los radicales libres a través de la síntesis de un eficiente antioxidante, el glutatión.
  • Previene la pérdida de masa muscular
  • Es el principal responsable del transporte sanguíneo de sustancias nitrogenadas y actúa como reparador muscular.

Su origen y naturaleza hace que se encuentre presente en concentraciones significativas en alimentos tales como lácteos, pescados, carnes y huevos, aunque la cocción de los mismos implica la degradación de la glutamina muscular, por lo que su consumo óptimo se recomienda en crudo o con aplicación de tratamientos culinarios suaves (suhsi, carpaccios, lácteos elaborados a partir de leche cruda, etc.)

En menores concentraciones podemos encontrar glutamina en frutos secos (piñones, avellanas, etc.), semillas (pipas de girasol o calabaza), cereales integrales (arroz, cebada, etc.), frutas (piña, naranja, etc.), legumbres (judías, guisantes, etc.), verduras (col, lechuga, etc.) y otros alimentos como el aloe vera, el perejil o los dátiles.

En cualquier caso parece claro que si la práctica moderada de ejercicio puede reducir el riesgo de padecer una infección mediante la mejora de la fortaleza del sistema inmunitario, los entrenamientos intesos, largos y continuados  pueden conducirnos a la situación contraria. En este caso, todas las evidencias apuntan a que tomar suplementos a base de glutamina (excepto en caso de embarazo o afecciones de hígado o riñón) puede ayudarnos a disminuir el riesgo de padecer inmunodepresión y quizás….. síndrome de fatiga crónica

3 comentarios:

  1. Hola Francisco, te he nominado para el premio Dardos, que sirve para dar a conocer tu blog a través de la blogosfera y fomentar la hermandad entre los blogueros. ¡Felicidades! Pulsa aquí para saber más detalles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, encantado de recibir tu nominación. Te conozco y sigo desde hace bastante tiempo por lo que desde aquí recomiendo tu blog para que todo el mundo pueda conocerlo, http://alimenta-accion.com Gracias

      Eliminar

La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas