miércoles, 17 de septiembre de 2014

LA ORINA DE LOS DIABÉTICOS COMO UN DULCE ATRAYENTE PARA LAS HORMIGAS

La alusión al dulce sabor de la orina de los diabéticos (diabetes mellitus) me recuerda a aquellas fascinantes clases de química de la facultad, en las que el profesor ironizaba ladrillo en mano, con las propiedades de ciertas sustancias químicas.

- Benceno…. líquido de olor dulce y sabor a quemado

“Quemado” sin lugar a dudas debía estar el atrevido catador de tal compendio de magistrales fórmulas….. pensábamos entretanto nosotros.

Un dulce adjetivo para la diabetes



Pero así era la ciencia a falta de tecnología, organoléptica como la vida misma. Identificar una sustancia pasaba entonces por entregarse en cuerpo y alma a la caracterización de su color, olor y sabor entre otras palpables características como la textura o la viscosidad.

En esas debía andar Areteo de Capadocia, cuando haciendo honor al más evidente de los síntomas de la enfermedad (beber y orinar constantemente), la bautizó con el nombre de diabetes, cuya traducción significa “correr a través”. En la Grecia del Siglo II de nuestra Era, ser “atravesado” por una cantidad ingente de agua no identificaba el problema, pero caracterizaba con bastante acierto a los enfermos que la padecían.

Quince siglos más tarde, el médico inglés Thomas Willis remató la faena, con supuesta cata incluida, añadiéndole el afamado término mellituscon sabor a miel”.

El exceso de glucosa. El origen



Hoy día y gracias al sacrificio de aquellos intrépidos, no sólo sabemos del dulzor de la orina de los afectados por cualquiera de los tipos de diabetes mellitus, (me pregunto hasta que punto sabrá realmente a miel); sino que conocemos el origen de su sabor y el problema metabólico que padecen los miles de afectados por esta enfermedad. 

A modo de resumen podríamos decir que la insuficiencia/ausencia de insulina producida por el páncreas, origina un exceso de glucosa en sangre que el organismo tiende a eliminar a través de la orina, invitándonos en consecuencia a beber de manera constante.

Esos molestos insectos. Las hormigas


Las hormigas, en su rol de incansables buscadoras, se sienten atraídas como abejas al panal por el olor de la orina de los diabéticos, por sus ropas y  por sus sábanas. Pese a no tratarse, como en el caso de cucarachas y roedores, de una plaga especialmente contaminante en el hábitat de la cocina,  esta fatal atracción debe ser tenida en cuenta cuando hablamos de hospitales o centros residenciales para la tercera edad, y de pacientes diabéticos encamados, a los que podemos encontrar literalmente cubiertos tras una ausencia de vigilancia prolongada.

La imposibilidad de utilizar frente a ellas barreras físicas y la gran distancia a la que pueden desplazarse desde su inaccesible nido, se traduce en la frecuente aparición de auténticas caravanas de hormigas sin principio ni fin.

Independientemente de la localización exterior del nido y del tipo de veneno a utilizar, la higiene y desodorización tanto de la ropa de cama y ropa interior del residente, como del ambiente de la propia habitación (ventilación), puede contribuir junto a la ausencia de comida o restos, a minimizar la “llamada de la jungla” y los consiguientes problemas originados por estos sociales pero molestos insectos.

Quizás te interese leer: "El caviar de la tierra: los escamoles o guiso de hormigas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas