lunes, 13 de octubre de 2014

LA NARANJA Y LOS SILENCIOSOS EFECTOS DEL SÍNDROME METABÓLICO

Disponible por suerte durante todo el año, el cítrico más consumido en el planeta y conocido principalmente por su contenido de vitamina C (100 gramos aportan el 89% de la cantidad diaria recomendada), posee, según revelan los últimos estudios, otras notorias cualidades muy a tener en cuenta. La naranja, rica en flavonoides de marcado carácter antioxidante como la naringenina y la hesperidina, gana relevancia en el tratamiento de patologías invisibles pero de gran relevancia en nuestra cada vez más estresada y malnutrida sociedad.

Comprar naranjas de manera habitual resulta una opción más que saludable dada su disponibilidad, precio y composición nutricional. Frente a la multitud de alimentos refinados presentes en el mercado (azúcares, harinas, grasas, etc.), su consumo no sólo nos proporciona equilibrio y bienestar, sino que afortunadamente nos priva del indeseado efecto del consumo masivo de éstos.



Al síndrome metabólico se le atribuyen muchos males crónicos entre los que caben destacar aquellos asociados al incremento de la presión arterial, el colesterol, los triglicéridos o la glucosa.

Frente a los tradicionales refrescos


Si la comida rica en grasas y carbohidratos (comida basura) acompañada de abundantes bebidas azucaradas, posee un marcado carácter proinflamatorio en el que median hormonas como el cortisol, la insulina o el eicosanoides; una investigación llevada a cabo por componentes del departamento de endocrinología de la Universidad de Buffalo -Nueva York-, y publicada en la revista American Journal of Clinical Nutrition (Orange juice neutralizes the proinflammatory effect of a high-fat, high-carbohydrate meal and prevents endotoxin increase and Toll-like receptor expression. "El zumo de naranja neutraliza el efecto proinflamatorio de las comidas con un alto contenido de grasa y de hidratos de carbono y evita el aumento de la endotoxina y de la expresión de los receptores tipo Toll"), pone de manifiesto los resultados experimentales favorables del zumo natural de naranja frente a dos de los principales mecanismos patológicos del Síndrome Metabólico, contrarrestando a la vez los efectos indeseados propios de este tipo de dieta.

El estrés oxidativo


Patología que cursa sin síntomas aparentes a corto plazo y originada por el desequilibrio entre la producción de oxígeno reactivo, capaz de formar peróxidos o radicales libres que atacan la membrana celular, y la capacidad orgánica de contrarrestar y/o reparar los daños producidos.

El estrés oxidativo está relacionado con enfermedades como el párkinson, alzhéimer, y la arterioesclerosis entre otras.


La inflamación silenciosa crónica


Inflamación imperceptible de órganos y tejidos producida por un desequilibrio crónico, habitualmente de carácter nutricional. Bajo el umbral del dolor y en consecuencia asintomática, este tipo de inflamación suele derivar transcurrido un tiempo en patologías crónicas como la arterioesclerosis, diabetes, sobrepeso y obesidad.

En datos de la Organización Mundial de la Salud y para poder valorar la importancia en nuestra dieta de las frutas y verduras en general, aquí tenéis dos de esas lapidarias frases que seguro dejan huella: 

Un consumo suficiente de frutas y verduras podría salvar 1.7 millones de vidas en el mundo cada año
La ingesta insuficiente de frutas y verduras es uno de los 10 factores principales de riesgo de mortalidad a escala mundial

Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales

1 comentario:

  1. Es mejor consumir naranjas frescas directas del árbol, por lo que deberíamos consumir clementinas, mandarinas y naranjas online de Octubre a Junio. En verano hay muchas frutas y podemos consumir fruta fresca de otras variedades. Entendemos que es mejor consumir fruta fresca y de temporada. Las naranjas que van en mallas llevan una etiqueta donde se informa de los ingredientes que lleva. Esos ingredientes son tratamientos químicos como IMAZALIL y ORTOFENOLFENIL entre otros que son poco saludables. Las naranjas de las fruterías suelen llevar esos tratamientos y alguno más como el TIABENDAZOL o el PROPICONAZAOL. Podríais informarnos sobre esos productos químicos y si son perjudiciales para la salud. Nosotros no tratamos las naranjas con esos productos ni les añadimos ceras, en Naranjas La Vieja Alquería las naranjas van del árbol a casa.

    ResponderEliminar

La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas