martes, 7 de octubre de 2014

LOS PROPOLEOS DE LAS ABEJAS ¿OTRO PRODUCTO MILAGRO?

Un producto natural, sin efectos secundarios y con acción bactericida, antioxidante, anticatarral, anticolesterolémica, antiparasitaria, fungica, antiinflamatoria, antialérgica, antiviral, analgésica, anestésica y desodorizante entre otras….

Funcional frente a los bajos estados anémicos, prevención de la arterioesclerosis, impotencia, debilidad del sistema inmune e infecciones en general, además de beneficioso en el tratamiento de patologías como algunos tipos de cáncer, trastornos estomacales, tuberculosis, etc.

Ante este compendio de propiedades y saludables efectos cualquiera no le toma la “matrícula” a la própolis o propóleos de las abejas.




En forma de complemento alimenticio, podemos encontrar este producto comercializado en cientos de páginas web, que nos venden el fruto del buen hacer de las incasables abejas, basándose en los efectos terapéuticos, revitalizadores y nutricionales del mismo, pero…..

¿Qué son en realidad los propóleos?


Los propóleos son resinas densas y pegajosas segregadas como medio de defensa por los árboles y arbustos. Estas sustancias, de sabor preferentemente agrio, son recolectadas por las abejas de las yemas de éstos, para utilizarlas posteriormente en el panal con fines principalmente estructurales (sellado de pequeñas grietas) y de refuerzo de la estabilidad frente a movimientos bruscos o vibraciones. Su tonalidad, habitualmente oscura o terriza, puede variar dependiendo de la estacionalidad y la especie vegetal de origen.

Cuando son extraídos directamente de la colmena, se encuentran mezclados con cera y polen, por lo que lo primero que tendremos que tener en cuenta si decidimos consumirlos, son los posibles episodios de rinitis y asma en caso de alérgia a las coníferas, álamos y otros productos de las abejas.

Más desconocimiento que beneficios



Independientemente de la cera y el polen, en la composición de los propóleos podemos encontrar aceites esenciales, bálsamos vegetales, minerales como el Zinc, Magnesio o Níquel, vitaminas del grupo B, y antioxidantes naturales como los flavonoides, responsables en parte del carácter antioxidante que se le atribuye e inhibidores del crecimiento bacteriano y vírico.

Trasladar las propiedades asépticas del producto desde la colmena a nuestra dieta parece un grave error, especialmente desde que la EFSA determinó falta de indicios frente a su capacidad anticatarral y de mejora del sistema inmune.

Los propóleos han sido catalogados como ineficaces para la gran mayoría de aplicaciones para las que actualmente se recomiendan. Tan sólo se han mostrado posiblemente eficaces, aplicados en bajas concentraciones, para la mejora del herpes labial y genital, así como para el alivio del dolor y la inflamación posterior a la cirugía bucal.

El desconocimiento sobre esta sustancia, unido a la publicación de nuevos estudios que apuntan a su posible efecto anticoagulante, la hace “a falta de beneficios justificados” innecesaria para menores, embarazadas y pacientes con riesgo de sufrir hemorragias.

Ayúdanos a difundir el contenido del blog compartiendo en tus redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La eritrosina (E-127) y el cáncer de tiroides Un aminoácido de las pipas de calabaza frente a los parásitos intestinales Aloe Vera contraindicado para menores, mujeres embarazadas y madres lactantes La capsaicina de la pimienta de cayena Los psoralenos del apio frente a manchas de la piel y quemaduras solares Dios y el demonio en el pan de cada día. Claviceps purpurea del centeno Sensación de pérdida de los dientes: La ciguatera del pescado El aceite de coco y sus propiedades frente a la bacteria responsable de la caries Desnaturalizados por la colza. El síndrome del aceite tóxico en la España de 1981 Crucíferas contra el cáncer. El sulforafano del brócoli La dulce Estevia. Un edulcorante natural frente a los artificios químicos Leishmania: Sólo un mundo cínico curaría antes a perros que a personas